“Cambia la forma de ver las cosas, y las cosas cambiaran de forma”

Cada vida una historia

Un Joven de 24 años viajaba con su padre en el tren, -Mira papa! las nubes cómo se esconden en el horizonte! - El padre lo miraba y le sonreía, y el joven continuaba asombrado viendo por la ventana - Mira papa! los árboles que rápido pasan parece que huyen de nosotros!- El padre lo miraba y le sonreía, en eso se percató que una pareja lo veía y murmuraba del Joven y lo miraba con lastima, -Deberias de llevarlo con un buen doctor- Le dijeron al Padre, a lo que respondió sonriendoles, eso hicimos venimos de ver a un muy buen doctor, que le regresó la vista a mi hijo. La pareja se quedo callada y agacharon el rostro.

Anónimo.

 

La Liebre y la Tortuga

La Semilla y el Campanario